Servicio de Impermeabilización

SERVICIO DE IMPERMEABILIZACIÓN

IMPORTANCIA DEL SERVICIO DE IMPERMEABILIZACIÓN PARA EVITAR DAÑOS EN CONSTRUCCIONES

La humedad es uno de los factores que mayor daño puede causar a las construcciones, afectando su estructura y estética. Por ello, los especialistas en el sector de la construcción, han dedicado esfuerzos a buscar materiales y técnicas de construcción y protección que hagan a los inmuebles más resistentes a los ataques de la humedad y otros agentes que los dañan y comprometen su durabilidad. Sin embargo, aquellos que son más funcionales en cuestiones de aporte de estructura a las construcciones se caracterizan por presentar un alto nivel de absorción a la humedad, debido al grado de porosidad que presentan. Es por esta razón que optar por un servicio de impermeabilización, que consiste en aplicar materiales recubrientes para aislar la construcción de agentes que puedan dañarlo, continúa siendo la mejor alternativa, al menos hasta el momento en que se innove en la creación de un material por sí mismo resistente, aislante y con propiedades adecuadas para utilizarse en construcción.

Como es sabido, los materiales que se utilizan en el sector de la construcción son por lo regular ladrillos y cerámicas que por su composición y modo de fabricación presentan poros que absorben la humedad por el fenómeno de capilaridad, principalmente. Esto es un problema que preocupa no únicamente a las personas dedicadas a la construcción, sino también a quienes hacen uso de los inmuebles, ya sea porque viven, trabajan o estudian en ellos, o bien, porque los utilizan como bodegas para almacenar productos diversos. La humedad es un agente natural del medio ambiente, y aunque por cuestiones de salud y seguridad es indispensable que el aire cuente con cierto porcentaje de humedad en espacios cerrados, cuando se presenta en exceso los problemas no se hacen esperar.

servicio-de-impermeabilizacion

Las estructura porosa de los materiales de construcción, al facilitar la absorción de agua, incrementan los niveles de humedad y con ello, crean el ambiente propicio para el desarrollo de musgos, líquenes, algas, moho y eflorescencias de sal los que, además de representar un riesgo de salud para las personas, provocan daños en la estructura de la obra y su superficie. Por otra parte, en particular durante el primer año posterior a la finalización de la obra, la absorción de humedad puede provocar la expansión de los materiales, ocasionando la aparición de grietas y fisuras, lo que además de alterar su estética afecta a la estructura del edificio y demanda importantes inversiones en reparación.

Para evitar los problemas derivados del exceso de humedad en las construcciones, se aplican diferentes tipos de medidas tanto preventivas como correctivas, esto para reducir el nivel de absorción de humedad de los materiales empleados en la construcción, detener los daños causados por esta y reparar aquellas alteraciones que afectan principalmente la estética del edificio. Las medidas se aplican en diferentes momentos de la construcción o del avance de los daños e incluyen desde la elección de materiales más adecuados o la preparación de los mismos y emplear técnicas especiales en el proceso de construcción hasta los servicios de impermeabilización y sustitución de paredes completas que se encuentren realmente dañadas a causa del exceso de humedad.

En la primera etapa de construcción, que corresponde a la elección de materiales, se recomienda evaluar el nivel de expansión por humedad que pueden presentar las piezas cerámicas. Como mencionamos, la porosidad de los materiales es resultado de su composición y proceso de fabricación, el cual consiste en un lento proceso de horneado. A pesar de que no se puede hacer mucho para alterar la composición y fabricación de los ladrillos y otras piezas cerámicas utilizadas tradicionalmente, se pueden tener algunas precauciones, como el dejar pasar varios días después de su fabricación antes de utilizarlos, tiempo en el que alcanzan la estabilidad y tras el cual es posible medir con mayor precisión el nivel de expansión que presentarán. En cuanto a las técnicas de construcción, la disposición debe planearse tomando en consideración los valores de expansión, esto para hacer las adecuaciones necesarias que contribuyan a reducir los daños por fisuras y grietas, que como ya comentamos, se presentan principalmente durante el primer año y afectan la estructura de la construcción.

IMG_8709Los elementos de ventilación, como ventanas o extractores de aire son fundamentales para reducir los niveles de humedad en las construcciones, y en casos de que por las actividades que se desarrollan al interior o por la ubicación geográfica del edificio, existan altos niveles de humedad, instalar equipos especiales para regular este factor, como deshumidificadores o calefactores es altamente recomendable. De la misma manera, es imprescindible que se impermeabilice el edificio correctamente con materiales de composición adecuada, según las condiciones de humedad a las que se ve expuesta la construcción. En este punto es importante mencionar que existen diferentes tipos de impermeabilización, y aunque la más común es la que se realiza en los techos, cuando las características del terreno propician la absorción de agua por los materiales, aplicar impermeabilizantes especiales en las paredes es clave para reducir riesgos de salud y daños en la estructura.

Actualmente los productos que se utilizan para la impermeabilización son de lo más diversos y según su composición, resultan adecuados para aplicarse en diferentes áreas. Además de proteger la construcción de la filtración de agua, algunos materiales crean capas aislantes que permiten mantener la temperatura del edificio, pero siempre es necesario que se apliquen de manera correcta y que se elija su composición a partir del análisis de las necesidades particulares de cada construcción, pues en ocasiones se requiere hacer ciertas modificaciones, por ejemplo, incrementar la ventilación, para que no surjan otros problemas, como incremento en la temperatura, o un descenso en los niveles de humedad hasta rangos que tampoco son adecuados para la salud e integridad de la estructura.

IMG_8712

                Los materiales que más comúnmente se utilizan para impermeabilizar son los selladores, que se aplican de manera similar a la pintura sobre las superficies, pero también existen otros especiales, que reciben el nombre de membranas, que se colocan entre las láminas de construcción para evitar que el agua sea absorbida. Para determinar el impermeabilizante que resulte ideal se recomienda consultar a un especialista que se encargue de hacer el análisis de la construcción y de las condiciones a las que se encuentra expuesta, ya sea por las características del terreno o por los niveles de precipitación del área en la que se encuentra ubicada. Los especialistas también se pueden encargar del proceso de aplicación del material, pues tienen conocimiento de los requerimientos particulares de los distintos tipos de impermeabilizantes que existen. Aunque es posible encontrar estos productos de venta prácticamente en cualquier lugar, si se quiere tener la garantía de que la solución contra la humedad será efectiva, lo mejor es optar por un servicio profesional, sobretodo cuando se trata de un protector de impermeabilización grande, como es el caso de oficinas, escuelas e instalaciones industriales.

En TECNOMAN contamos con el servicio de impermeabilización a cargo de profesionales que pueden brindarte la asesoría que necesitas para la elección del sistema de impermeabilización que te convenga más y realizar su aplicación. Contamos con tres sistemas diferentes de impermeabilización. El sistema Ecoimper de polvo de llanta, disponible con tres, cinco o diez años de garantía. Este tipo de impermeabilizante se fabrica a base de polvo de llanta reciclada, lo que lo hace muy resistente y ecológico. Además del elastómero acrílico-estireno del polvo de llanta, en su composición tiene pigmentos inorgánicos y aditivos para incrementar su durabilidad.

Otro sistema es el Ecoimper aislante térmico, con cinco o diez años de garantía. Este sistema de impermeabilización es a base de un material elastomérico y aislante térmico acrílico de resina emulsionada con agua estireno-acrílica de la más alta calidad. Su composición le aporta una máxima adherencia y reflectividad, además de ser impermeable es aislante térmico. El tercer tipo de impermeabilizante que ofrecemos en TECNOMAN es el sistema Ecoimper, diseñado especialmente para hoteles. Este sistema tiene una garantía de diez años y su composición también es ecológica de elastómero acrílico-estireno, de polvo de llanta reciclada de alta calidad. Su composición lo hace altamente duradero, impermeable, resistente a climas extremos, reduce el paso del calor y frío para el ahorro de energía en equipos de regulación de temperatura y es antiderrapante.

La impermeabilización es una medida para reducir los riesgos de daños a causa del exceso de humedad en construcciones, y como podrás notar, puede ofrecer muchos otros beneficios. Te recomendamos que consultes a un especialista para que evalúe las condiciones de tu construcción y determine cuál es la solución más adecuada según las características del problema que se presenta, pues no olvides que son muchos los riesgos de salud y de seguridad por daños estructurales que se pueden derivar de un exceso de humedad. Recuerda que los servicios de TECNOMAN son de la más alta calidad y que ofrecemos diferentes sistemas de impermeabilización, diseñados especialmente para adaptarse a distintas necesidades. Contáctanos para solicitar información detallada acerca de los productos y servicio de impermeabilización que ponemos a tu alcance, para nosotros será un placer atenderte y asesorarte en la elección de la solución ideal para tu proyecto.