This is Our Blog

Fallas en rociadores que pueden prevenir con el servicio de mantenimiento

Para evitar fallas, los rociadores en sistemas contra incendio son fabricados según normas de calidad reconocidas, como NORMA NFPA 13, no obstante, los problemas pueden ocurrir. Es importante reconocerlas y prevenirlas con el servicio de mantenimiento preventivo de equipo contra incendio.

Las fallas en rociadores no son tan comunes

Algunas personas se preocupan que una fuga o descarga accidental provoque que los rociadores hagan erupción y causen daños. Es una situación poco común, pero probable, por lo que es importante mantenerla a raya con el servicio de mantenimiento preventivo de equipo contra incendio.

La asociación internacional American fire sprinkler Association menciona que el índice de descargas accidentales causadas por errores humanos es de uno en 16 millones aproximadamente. Para comprender esta estimación, compárenla con las probabilidades de que una persona sea impactada por un rayo, que es de una en un millón. Los expertos en mantenimiento preventivo de equipo contra incendio aseguran que las fugas en sistemas de rociadores son menos probables que las fugas en tuberías residenciales, debido a las pruebas a las que son sometidos antes de comercializarse.

Los propietarios no deben bajar la guardia, además es importante que soliciten el servicio de mantenimiento profesional. Los expertos determinarán los lapsos requeridos con base en las características del sistema, ya sean semestrales o anuales. Ahora bien, las fallas más comunes en los rociados son las siguientes.

Congelación

El líquido en los rociadores puede congelarse si no se aplican algunas medidas, por ejemplo, utilizar anticongelante. El agua congelada causa problemas en las tuberías, como agrietamientos y expansiones, lo que puede derivar en una explosión y el filtrado posterior cuando se descongele el sistema. Los expertos usan un ventajoso software de mantenimiento preventivo, donde incluyen productos que deben aplicarse a las tuberías, como anticongelante.

Otras medidas incluidas son el aislamiento del sistema o adquirir rociadores secos, que usan la presión del aire y cuentan con válvulas que mantienen el líquido fuera del sistema hasta que sea necesario.

Corrosión

Las tuberías de los rociadores pueden corroerse sin programas de mantenimiento preventivo, lo que puede causar fugas e impactar en su funcionamiento. Para mantenerlas protegidas, los expertos deben realizar inspecciones una vez al año.

Sobrecalentamiento

Los cabezales de los rociadores se activan por el calor. El sistema tiene varios bulbos diseñados para funcionar a distintas temperaturas, por lo que es crucial considerarlos al momento de elegir ejemplares.

Daños mecánicos

Pueden ocurrir por instalaciones incorrectas de los cabezales o por apretarlos demasiado. También si los antigolpes no son instalados en el sistema. La solución es contratar a expertos para que se hagan cargo de la reinstalación.

La causa más común de estas fallas son los errores humanos. Algunos ejemplos son: dejar que cuelguen elementos, pintar encima de la cabeza de los rociadores, manipular el sistema de forma inadecuada mientras se transporta, entre otros. Pueden ocurrir también si se compran ejemplares de dudosa precedencia. En tal caso, lo recomendable es reemplazar los rociadores con proveedores certificados y que brinden garantías.

Si desean el respaldo de expertos en mantenimiento industrial en CDMX, acérquense al equipo de Tecnoman. Pidan una cotización a través de las líneas (55) 6234 6389, (55) 1560 2618 o visítennos en Francisco Sarabia, Peñón de los Baños, Venustiano Carranza, 15520 CDMX.


0 Comments


Would you like to share your thoughts?

Would you like to share your thoughts?

Leave a Reply