This is Our Blog

¿Por qué es importante el mantenimiento de las puertas automáticas?-0

¿Por qué es importante el mantenimiento de las puertas automáticas?

Son cada vez más los edificios de oficinas, centros comerciales, plantas, etcétera, que optimizan sus accesos y salidas para ofrecer mayor comodidad a su personal y clientes. Implica diversos beneficios que pueden impactar en sus ingresos y es una excelente manera de mostrar una imagen actualizada y tecnológica ante el público, sin embargo, las puertas automáticas también requieren cuidados para que se mantengan funcionales y su aspecto sea atractivo. Integran algunos componentes cuya reparación puede ser complicada, por lo que es importante definir programas de mantenimiento preventivo con ayuda de expertos.

Las puertas requieren diversos tipos de mantenimiento

La instalación de puertas automáticas es una decisión inteligente ya que su sofisticado funcionamiento y apariencia dicen mucho sobre el establecimiento donde son activadas, sin embargo, sus ventajas implican responsabilidades, entre las que la más importante es el mantenimiento. Existen algunos cuidados que son bastante sencillos, por ejemplo, la limpieza superficial de los cristales o los marcos, sin embargo, otros son de mayor complejidad, por ejemplo, el cambio de piezas fundamentales como las ruedas, vías, etcétera.

Una tarea importante es la aplicación de lubricante y la limpieza profunda de las guías u otros componentes que permiten el movimiento de las puertas, y sin las cuales se reduce su tiempo de vida útil, y aumentan las probabilidades de que ocurran accidentes. Otra actividad de mantenimiento común es el cambio de las ruedas. Su función es soportar el peso de las puertas mientras se mueven, el cual suele ser de hasta 200 kg. Se trata de una de las piezas que presentan mayor desgaste y una de las causas de muchos accidentes, además, puede causar un bloqueo que interrumpa el tráfico de las personas.

Otros componentes que tienen que controlarse de manera periódica son los cables, coronas, poleas y las piezas de automatización. Consisten en elementos que sin los conocimientos debidos pueden averiarse y cuyos costos de reparación son considerables. Los mecanismos de seguridad que integran algunos modelos también suelen requerir atención, cuyas condiciones deben ser adecuadas para que continúen su función de notificar cuando algo no anda bien en el sistema.

Las puertas automáticas operan con corriente eléctrica, por tal motivo integran componentes cuya reparación puede ser peligrosa para los usuarios o la integridad de las puertas. Es importante por tal motivo que sean abarcados dentro de programas de mantenimiento de instalaciones eléctricas.

La irregularidad del mantenimiento no es para nada conveniente, ya que puede dejar largos lapsos en los que aumenta la probabilidad de que ocurran problemas funcionales y estéticos. Lo conveniente es que se definan periodos específicos y que los propietarios los sigan de manera estricta. Los gastos implicados en la definición son menores a largo plazo, ya que se evitan reparaciones costosas, y la vida útil de las puertas incrementa considerablemente, por lo que no tendrán que comprar un nuevo ejemplar durante décadas.

Hay dos tipos de mantenimiento Industrial en CDMX que requieren las puertas automáticas:

Mantenimiento preventivo

Consiste en intervenir en los elementos de menor complejidad para garantizar la funcionalidad y fiabilidad de las puertas antes de que ocurran averías. Hay algunos proveedores que proporcionar este servicio, sin integrar programas de mantenimiento preventivo, es decir, prestan el servicio sin brindar estudios estadísticos y seguimiento del producto para obtener información valiosa sobre las fallas más próximas a presentarse y comprobar que las piezas funcionen en un lapso determinado con una tasa reducida de fallas.

La información recopilada es proporcionada por los proveedores para que los propietarios también conozcan los problemas potenciales y el estado general de sus puertas, y tengan una idea de cuándo las puertas requerirán nuevamente atención. Las listas de fallas incluidas en los programas de mantenimiento preventivo tienen que definirse a nivel de componente y deben establecer tanto las causas como los efectos. Lo recomendable es que los proveedores utilicen software desde el cual puedan gestionarse las puertas y notificar a los propietarios el momento preciso en que debe realizarse el mantenimiento.

Los técnicos en integrar programas de mantenimiento preventivo, además de definir los análisis, realizan las siguientes labores:

  • Inspeccionar elementos como rodillos, umbral, rodamientos inferiores y superiores, brazos y ejes, en búsqueda de signos de desgaste.
  • Revisar que el marco de la puerta y las barandillas sean seguras.
  • Ajustar, limpiar y alinear los brazos, guías de las hojas, carriles, y rodillos.
  • Lubricar cadenas, varillas de transmisión, pivotes y cojinetes, asimismo, asegurarse de que el tren de transmisión se encuentre instalado adecuadamente.
  • Calibrar la velocidad de accionamiento, sensores de movimiento y piezas de seguridad. Corroborar los patrones del sensor mediante inspecciones visuales y pruebas de la marcha.
  • Se recomienda el mantenimiento preventivo al menos dos veces al año para asegurar el continuo funcionamiento de las puertas, asimismo, durante las temporadas de lluvia donde el frío y la humedad pueden causar daños.

Mantenimiento correctivo

Cuando los daños ya están presentes y la funcionalidad y estética de las puertas está seriamente afectada, tienen que aplicarse medidas de mantenimiento correctivo. Su finalidad es la evaluación del estado de las puertas para identificar la causa de alguna anomalía. Su precio suele ser más alto que el del mantenimiento preventivo, ya que aborda problemas de mayor complejidad y requiere en muchos casos inversiones para remplazar elementos de precios elevados. Está enfocado en devolver los componentes dañados en su estado original, y requiere también atención de personal ampliamente capacitado, ya que en la mayoría de las veces, los daños son en los componentes eléctricos o en el motor.

Algunas averías comunes que atienden los expertos en mantenimiento correctivo son las siguientes:

  • Puertas que no abren. Se trata del fallo que requiere corrección más común y suele ocurrir por dos causas: un problema en el mando de accionamiento o fallas en el dispositivo que recibe las señales. Ambos tienen que revisarse por expertos si al revisar el mando, notan que la batería está completamente cargada.
  • Puertas que no abren ni cierran. Su complejidad es mayor ya que el fallo puede deberse a un problema con dispositivo receptor o en el mecanismo que desliza la puerta. No debe ser forzada ni accionarse manualmente hasta que un experto la revise.
  • Ruidos extraños. Ocurren en ocasiones por falta de mantenimiento o engrases inadecuados de los componentes. Si después de engrasar las piezas móviles, el problema persiste, tienen que llamar a expertos para que revisen el sistema a fondo.
  • Sistema de cableado dañado. Es importante que los cables estén en óptimas condiciones. Pueden causar accidentes si no son manipulados adecuadamente y con equipo de seguridad.
  • Daños en motor El exceso de líquidos puede causar daños en los sensores y los motores. Los elementos que integran, por ejemplo, cables y transmisores son los que más se dañan y que requieren la intervención de un profesional.

Si desean programas de mantenimiento tanto preventivos como correctivos para sus puertas automáticas, u otros servicios como mantenimiento de subestaciones eléctricas en CDMX, contacten a los expertos de Tecnoman. Contamos con un equipo en mantenimiento eléctrico con amplia experiencia en cuidar y reparar puertas automáticas, y mantener componentes como rodamientos, bandas, engranes, rodamientos y tarjetas de control, en óptimas condiciones. Comuníquense al (55) 6234 6389, (55) 1560 2618 o completen el formulario que encontrarán en nuestro sitio web.


0 Comments


Would you like to share your thoughts?

Would you like to share your thoughts?

Leave a Reply